Me fascina Ripley

Es domingo. Inicia la semana, no hay vuelta que darle.
Esta semana tenemos clases con Roberto Angeles y Susana Suzman (Destreza Legal), seguida de la presentación de un trabajo que aun no tengo claro para el curso de Historia de la Jurisdicción, sobre el caso del monstruo de Armendáriz. SIgue la preparación de un trabajo para Función Jurisdiccional…
ah! y prepararme para mi clase de Competencia, la cual si bien es A+ (léase A más!), francamente me sigue pateando en los controles de lectura…, amén del debate que tengo preparar para mi clase del viernes… donde no importa el mérito (estoy convencido), vamos siempre por el 15 pues es la nota que le sale del forro de los botones al adjunto de cátedra… (gracias al cielo que es amigo, que sino, sin duda nos desaprueba)
Bueno, estaba revisando algunos blogs, como quien busca quitar la tensión que ya es natural al inicio de cada semana… y me encontre con el texto que posteo a continuación. Pensé en un primer momento escribir yo mismo mi experiencia en Ripley: colas insufribles, tarjetas que no pides, servicios que no suscribes, cobros que jamás entiendes pero que siempre pagas, y la famosa y consagrada “cuota revolvente!!!”. Caí en la cuenta que sería un ejercicio vano, pues buena parte de las ideas que quisiera expresar han sido mas o menos plasmadas por El Rojo en su blog.
Dejo constancia sí que no uso más mi tarjeta Ripley pues al menor suo aparecen los portes y servicios, la cuota revolverte y demás, y a veces…su sistema falla y quieren que pagues dos veces por lo mismo!!! (y tu tienes que demostrar que pagaste con los comprobamtes que obviamente estan en tacho de la basura).
Dicho ello, replico el texto en cuestión, a ver cuantos piensan que, como dice Galliani en una sesuda canción de Chabelos, “creo que me la estan m*tiendo”…
NOTA: hace uno días llego un comentario anónimo, pseudo crítico y cargado de adjetivos gratuitos. Le pido a quien lo haya redactado, no que lo edite, sino que lo firme. Creo que podríamos incluso conversar o debatir sobre el asunto. Giancarlo Poma Linares también desea estar presente, promete hacer que su buen nombre sea recordado.
____________________________
Hoy aproveché el poco tiempo libre que tengo para almorzar para visitar a mis amigos de Ripley. Tuve que ir porque a pesar de que en marzo había cancelado toda mi deuda, este mes aparecieron unos cobros en mi estado de cuenta, incluido uno con la bastante enigmática descripción “PACIFICO PERUANO SUI”.
Ya en la sección Cobranzas, un buenoide materialista me explicó amablemente que Ripley, anteponiéndose a mis necesidades me había inscrito a un seguro sin consultarme previamente, y que por ello debía pagar una cuota mensual más portes y servicios -que por cierto eran más altos que la cuota del seguro- pero que todo ese dinero era una limosna comparado con los beneficios de tener un seguro, porque estar asegurado es muy importante y mi seguridad no tiene precio. El buenoide materialista procedió a explicarme que si deseaba poner mi seguridad en juego podía renunciar al seguro que inicialmente no solicité, y que para ello tenía que seguir uno que otro engorroso trámite.
Salí de Ripley con un par de dudas en la cabeza. Una de ellas era que no sabía que hacer respecto al seguro: una parte de mí me decía que renunciara a él y siguiera viviendo mi vida al filo del peligro, mientras que la otra me decía que no me arriesgara y continuara pagándolo.
Mi segunda duda era menos existencial. Me preguntaba si es que en alguna parte del contrato que firmé con Ripley había alguna cláusula en letras pequeñas que pasé por alto que indicara que Ripley tenía derecho a chantarme un seguro sin que yo lo solicitase. Sí, probablemente esa cláusula existía y estaba allí, debajo de aquella que decía que en caso de deuda tenían derecho a extraerme todo el vello púbico y encima de esa otra que decía que al firmar el contrato yo aceptaba ofrecer como sacrificio a mi primogénito recién nacido.

Pero pocas horas después me encuentro con esta vieja noticia:

Indecopi ordena a Financiera Cordillera y a Pacífico Seguros suspender cobro de seguros a clientes de Ripley

(link: http://www.aspec.org.pe/boletines/2007/11/20071102.html)

Y ahora ya sé que hacer. Mandaré un e-mail a Indecopi para contarles de mi caso. Y mientras tanto, voy a revisar ese contrato. No vaya a ser que también les haya regalado mi riñón.

4 comentarios en “Me fascina Ripley

  1. Hay mucha gente que se queja por distintos cobros y tasas de las tarjetas Ripley… a mi parecer, ellos hacen lo que pueden por sacar dinero, y es cuestión de cada uno de ver si le conviene finalmente usar la tarjeta Ripley, o la de cualquier otro banco… el hecho que no recién estemos aprendiendo a tener una cultura de “tarjeta de crédito” no es escusa a mi parecer… ;)

  2. Tenog una duda, cancelé el total de una deuda hace un mes, la cajera dijo que ya no debia absolutamente nada, estaba en 0; la semana pasada quise hacer un favor a una amiga comprando con la tarjeta y resulta que mi tarjeta estaba bloqueada porque habia un saldo pendiente …. y me cobraban 5 meses atrasados de seguro! me acerque a la bendita seccion cobranzas y despues de mas de media hora de espera, consulto y el que me atendió dijo que efectivamente tengo un saldo; objeté diciendo lo que me habian dicho cuando cancelé, que mi deuda está en cero y no debo nada, de nada; y me dijo que antes de cancelar tenia que haber consultado en las ventanillas de plataforma y no cancelar en la seccion prestamos, y respecto al seguro que no sabe nada que lo hable con la misma cia. de seguros y para renunciar a esa tengo que presentar una solicitud, mi inquietud es, si no pagas un seguro por lo menos 3 meses, este ya no tiene vigencia no?

  3. SEÑORES DE SEGURO DEL PACIFICA SIA MI RECLAMO ES QUE NO HE ACEPTDO NI TAMPOCO HE FIRNADO NINGUN DOCUMENTO DONDE ME DIGAN QUE TENGO UN SEGURO, Y TAMPOCO LO DESEO POR TANTO CREO YO QUE NO TENGO PORQUE PAGAR ESTA CUENTA QUE APARECE EN MI RECIBO QUE ME HA EMITIDO LA TIENDA RIPLEY, Y A LA VEZ DESDE QUE ME LO ENTREGARON NO HE HECHO USO DE LA TARJETAS POR RAZONES PERSONALES CREO QUE ESTO ES UN ABUSO POR TANTO LE PIDO A SU EMPRESE QUE SOLUCIONE ESTE PROBLEMA.

  4. El mes de agosto del 2008 renuncié mediante carta al seguro de tarjeta Ripley y me alejé de Ripley desde esa fecha dejando el saldo en 0; pues bien, esta semana, abril 2009, quise hacer uso de la tarjeta y oh sorpresa!! debo el seguro desde el mes de setiembre 2008!…. al hacer las averiguaciones, el counter me explicó que Seguros Pacficio había activado mi seguro… pero si renuncié en Agosto! la empleada del seguro en la tienda, fué malagracia en atender y se limitó a darme en un papelito un número de telefono para hacer mi reclamo, al llamar a la aseguradora me dijeron que no habian procesado mi solicitud y que por eso la cobranza…. pero eso es negligencia de sus empleados!…al final ahora dicen que van a hacer las investigaciones y llamarán…. es un abuso de lo más descarado

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s