Bambarén: 50 años de un cura comunista

Las clases terminaron, el viernes último se llevo consigo el examen final que tenía pendiente… no obstante ello, no estamos -como quien dice- de vacaciones.

Hace unos minutos, revisaba -como hago con regularidad- las noticias que me envia un amigo jesuita (Rómulo Franco, responsable de Noticias para los amigos). En ellas llega una entrevista que Peru21 (Chueca, para mayores señas). realiza a Monseñor Bambarén con ocasión de sus 50 años como religioso.


Antes de dar click en “publicar”, se me antoja mencionar lo que sigue, pues no lo había notado sino hasta que inserte la foto. Conocí a Monseñor Bambarén hacia el 2005, cuando lo de las manos limpias y la Ley Wolfenson…, en aquellos días Vanguardia estaba en la Federación de Estudiantes de la PUCP (FEPUC) y bueno…, en otro post me ocupara de comentar lo que fue aquella protesta.

Reproduzco a continuación la entrevista:

A las 10 a.m., en la nueva Catedral de Chimbote, monseñor Bambarén ofrecerá una misa que, quizá, parezca más una fiesta porque, hoy, el obispo emérito de aquella ciudad celebra sus bodas de oro de ordenación sacerdotal. Si algo ha hecho este sacerdote es trabajar. Felicidades


“Quiero darle gracias a Dios porque, desde niño, me haya llamado. Siempre quise ser sacerdote. Nunca dudé. Y lo agradezco porque en eso no se opta. Jesús dice “no me eligieron ustedes, soy yo el que los he elegido”. Si tuviera 15 o 16 años, volvería a empezar”, reflexiona monseñor Bambarén.

¿Por qué se orientó hacia los pobres?
El papa Paulo VI me nombró Obispo de las Barriadas de Lima hace 40 años y a eso me dediqué once años. Todas las noches tenía asambleas en los pueblos y organizamos bien a los vecinos para que pudieran tener representantes. Comenzamos a usar la frase pueblo joven, en vez de barriada, algunos creen que porque sonaba bonita, pero no. Reflexionando con los dirigentes pensamos en la madurez de los pueblos y, de ahí, llegamos a que eran jóvenes.

Fue encerrado por esa labor, en el 71.
Cuando llegó la invasión de Pamplona –que dio origen a Villa El Salvador–, yo fui inmediatamente. Aquella vez, el ministro de Vivienda, almirante Luis Vargas Caballero, lo manejó muy bien, pero la invasión creció incluso en zonas urbanas. Entonces, el 5 de mayo, Artola, ministro del Interior, metió a la policía.

¿Qué pasó?
Un muerto, cantidad de heridos, chozas quemadas. Pudo ser muy grave porque capturaron al capitán de la operación y lo tuvieron en el suelo, y estuvieron con la piedra alzada para chancarle la cabeza. Menos mal, no lo hicieron. Luego, Artola me acusó de ser el autor de la invasión. Pero fue providencial. Usted es joven, no vivió eso. Digamos que si Perú.21 publicaba algo que a Artola no le gustaba, lo cerraba y deportaba al director. Cuando él me puso adentro, la reacción fue tan fuerte que cayó.

Dicen que su perro se llamó Araraz…
Ya sabe por qué (ríe): Armando Artola Azcárate. Un pastor alemán precioso.

En su trabajo también ha lidiado muchas veces con la violencia.
Con lo que pasa en Colombia he recordado que, en el 60, fui como voluntario. La violencia era diferente: entre Liberales y Conservadores. Cien muertos diarios. Le cuento una: un hombre se confesó conmigo y me entregó su machete. Me dijo “la policía me busca por 102 pero se equivoca en ocho”. Con ese machete había degollado a ciento diez. Había un sadismo terrible. Y en El Salvador y Guatemala, en la época de los gobiernos militares, me tocó defender los derechos humanos. Tuve una relación cercana con monseñor Romero.

La canción de Blades, El padre Antonio y su monaguillo Andrés, habla de él.
La violencia era silenciosa, pero él tenía la información de todo lo que pasaba y, cada domingo, lo denunciaba en la misa. Una vez hubo una matanza terrible y se dirigió a los militares: “Les pido, les suplico, ¡les ordeno! No más muertes, no sigan asesinando”. Esa fue su sentencia de muerte.

Usted también ha sido atacado. Y Sendero lo quiso matar.
Hubo un periódico –ya no existe– que siempre me atacaba como obispo comunista. Es una razón muy sencilla: los pobres siempre son sospechosos y los que trabajan con ellos también. Lo que sucedió con Sendero fue que, en Chimbote, hice un trabajo fuerte con los jóvenes en los colegios y, en el 86, ellos se propusieron hacer un símbolo: la cruz de la paz, en el cerro más alto. ¿Sabe cuántos participaron en eso?

No.
Veintisiete mil. Hermoso. Una cruz de 25 metros. Impedimos que Sendero captase a los jóvenes. Y de esto he conversado con Abimael porque en mi casa pusieron dos bombas, en la Comisión de Justicia Social otra y, después, asesinaron a dos misioneros polacos. Ese golpe fue muy doloroso para mí. Y a la semana pidieron mi renuncia o, si no, asesinarían a dos sacerdotes cada semana. A los 10 días asesinaron a uno.

¿Qué le dijo Abimael?
Me dijo todo lo que llevaba dentro que le perturbaba y terminó pidiendo perdón por aquello. Me extendió la mano, pero no se la dí hasta que no me dijo que los motivos de esos ataques no habían sido políticos ni sociales sino religiosos. Solo entonces le di un abrazo.

¿Y ahora, padre, en qué anda?
El Estado quiere vender el puericultorio. Me opongo totalmente. Quieren mandar a los niños a playa Santa María. Eso es exclusión: en la ciudad no hay sitio para los niños huérfanos y pobres. Para Jesús tampoco hubo sitio en Belén y tuvo que nacer en un pesebre. Además, fue hecho por la sociedad civil y, luego, estatizado. Esto no puede ser.

Anuncios

Un comentario en “Bambarén: 50 años de un cura comunista

  1. Hola, Estudio ciencias de la comunicación en la UPN en Trujillo. Me parece interesante la entrevista, solo un aspecto ortográfico: Di, nunca lleva tilde, en ningún caso. Bueno siempre me fijo en esos detalles porque trabajo de corrector en una revista universitaria. A propósito de eso, hace un mes escribí un artículo sobre un cura trujillano que también trabajó por la pobreza y fue amigo de Bambarén y del Padre Gustavo Rodríguez. A ver si te interesa la historia, puedes leerla en mi blog: http://akilesmartin.blogspot.com/2008/08/romeo-luna-victoria-perfil-de-un.html

    PD. llegué a tu blog por esto de la prohibición de fumar en las universidades, qué hijos de p…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s