Destreza Legal

Acabo de llegar a Lima.

Estuve en Ayacucho a propósito de la Clínica Jurídica de la UNSCH, las cosas van por buen camino.

En mi maleta tuve a mano dos textos: “Llamadas telefónicas” de Roberto Bolaño (presente de abril de Kenny Díaz) y un folletín sobre”Calidad Total” en la enseñanza del Derecho, cuyos autores son don Jorge Avendaño y Shoschana Zusman.

De ambas lecturas, preferí esta última para acompañar el viaje, creo que fue una decisión acertada (perdona Bolaño).

El semestre a terminado hace ya buenos días, y las clases del Seminario de Destreza Legal concluyeron con el examen del primer día del mes en curso.

Escribo esto por dos razones: la primera porque buen tiempo atrás consigne aquí una opinión equivocada, la segunda, porque extrañamente a mi retorno he encontrado mis apuntes del examen final del curso (caso AISA v. Banco Americano) y caí en la cuenta que no había rectificado la opinión prematura y apresurada sobre el curso (igual suerte corren mis otros cursos en el semestre, para bien y para mal, pero me ocuparé de ellos, luego).

El jurado del examen final estuvo conformado por los profesores Paolo del Aguila, Huáscar Ezcurra y Shoschana Zusman. Mi compañero de exposición (una suerte de debate en realidad) fue Inti Vidal Felip. Personalmente considero que lo hicimos bastante bien y en resumidas cuentas el curso ha sido sumamente útil, además de entretenido, sin dejar por ello de ser exigente… y confieso además, que me ha motivado para hacer otras cosas y afinar ciertas destrezas y habilidades.

Dentro de los comentarios del jurado, rescato los que siguen (mejor dicho: los que tengo apuntados en mis papeles) i) buen sistema el de rebatir con preguntas -inducidas- cada uno de los argumentos de la contraparte; ii) el trabajo en equipo se nota a partir de la coordinación o no de las intervenciones, iii) no es bueno ser demasiado intelectual, puede resultar contraproducente, pues la autosuficiencia es un arma de doble filo, más aun en abogados jóvenes (aun no comparto esta apreciación, pero ha sido como la de Damócles sobre nuestras participaciones, y es algo que hemos tratado de corregir; iv) los hechos no fueron claros, hubo un desorden en la exposición, sugerencia: lína de tiempo; v) priorizar los temas claves; vi)sobre el fondo, es bueno siempre entrar fino con las definiciones para las posteriores construcciones que a partir de estas se harán; y vii) no agredir gratuitamente a la contraparte.

Se dijeron más cosas, pero creo que son las principales.

 

Sobre mi opinión pasada, pues en efecto el inicio de clases, las primeras sesiones, fueron clases un poco desordenadas y faltas de rigor: uno podía hablar de memoria, improvisando muchas veces, y ello parecía no afectar nada. Esto debo decir me molesto mucho. Luego entendí que era y es parte de la dinámica: no pasaremos a tener un equipo de debate o polemistas de la noche a la mañana; más aun en una facultad -la de Derecho- que no forja en modo alguno este tipo de destrezas.

La participación del profesor Roberto Ángeles fue fundamental en este sentido, pues los cambios vistos en las primeras sesiones y en el examen final son terribles: muchos de mis compañeros habían cambiado en un 100%, para mejor, naturalmente.

Me gustaría seguir comentando lo provechoso del curso, el cual recomiendo plenamente (agradezco a Heber Joel, el haberme recomendado inscribirme, sin duda también tuvo cierta influencia el tener su nombre en la cabeza, Gorki la cita, para bien y para mal, en su ultima publicación, con lo cual digo que algunos textos suyos había ojeado). Decía que quisiera seguir comentando, pero he empezado a sentir el trajín del viaje y dado que luego debo volver al trabajo, aprovecharé un par de horas para recomponer el cuerpo.

 

Termino entonces, diciendole gracias a doña Shoschana (aunque creo que me siento más cómodo soltando un Susy, como hace don Jorge), por las críticas -que no fueron pocas- y por los aportes, todo ello me ha permitido mejorar. Esta trabajo, acompañado en la parte pertinente por el magnífico profesor y director de teatro don Roberto Ángeles, se vio completado por la labor puntillosa y detallista de Claudia Roca Llona, adjunta del curso y amiga mía.

Con muchas otras cosas en el tintero, y seguro de que las personas que motivan este post probablemente no tomarán conocimiento del mismo, en mucho mucho tiempo -si es que no nunca-, dejo el asunto aquí, rectificado ya, o mejor dicho, con una opinión mejor formada del tema, y con cargo -eso me nace decir- a volver, en alguna otra ocasión…

nota: ideas sueltas sobre el curso, destreza legal, debate, derecho en acción, polémica, argumentación jurídica, clínica jurídica (ello porque ha contribuido a mi labor), en suma: una nueva forma de aproximarse y de entender lo jurídico a partir de la argumentación. Esto también lo he visto de cerca, en un curso en la maestría a cargo del profesor Gorki Gonzales (Razonamiento Judicial), a quien también adeudo un post.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s