El libre mercado corroe el carácter?

Estamos contra el tiempo.

Los pendientes no cejan.

La respuesta a la pregunta de este plagio de post, es sin duda si.

Releo un post de Roberto, y dado que no hay tiempo, ni neuronas para aderazar el asunto como es debido, no nos queda de otra que hacer copy and paste de la parte que nos interesa más (todo el post!), para justificar un poco porque pensamos de una manera u otra. Al tiempo vuelvo sobre esto, para poner mi grano de arena.

En el interín, lo dicho:

La pregunta nos obliga a meditar, y en eso estamos. Nos interesa desde siempre, y hace unas semanas, la formuló una fundación más (la Templeton Foundation) a una serie de pensadores y figuras públicas. Luego, la fundación publicó un resumen de las respuestas en dos páginas centrales del NY Times. Entre quienes respondieron, estaba el alcahuete del capitalismo global, Jagdish Bhagwati, autor de “In Defense of Globalization” (el tipo tiene su oficina a dos puertas de la mía, ay!), que por supuesto dijo que el mercado FORTALECE el carácter (qué otra cosa se podía esperar que dijera, semejante alcahuete), Garry Kasparov, que dijo que “sí corroe, pero…”, John Gray, que dijo “depende” y, entre otros, quien -para mí- dio la mejor respuesta, nuestro conocido filósofo político Michael Walzer (las respuestas completas, acá)

La respuesta de Walzer es “por supuesto que lo hace,” aunque es una contestación calificada y más compleja. Entre otras cosas, dice:

* que la competencia en el mercado pone a las personas bajo una presión demasiado grande por romper las reglas de la conducta decente y -lo más grave- para producir buenas razones para hacerlo (excelente!!). Para él, es esta racionalización (“el auto-engaño permanente que es necesario para tocar el fondo y seguir sintiéndose bien a pesar de ello”) lo que corrompe el carácter.

* que la competencia política genera algo parecido, al poner a las personas bajo presión para tomar dinero sospechoso, prometer lo que uno no puede cumplir, comprometer principios que no debieran comprometerse.

* que en ambas actividades, como lo que está en juego es tan immportante, las personas aprenden a mirarse unas a otras con desconfianza, a ocultar sus planes, a traicionar a sus amigos (i.e., Enron).

* que por eso mismo, ambas competencias -económica y política- son tan peligrosas para todos. Y no sólo porque puede ganar la peor gente, sino porque los costos de la victoria, para quienes no lo son, también pueden ser demasiado altos.

* que, sin embargo, existen diferencias entre ambas esferas, porque en política, gracias a la democracia constitucional, se han llegado a poner algunos límites a algunas de las peores formas de la corrupción: límites al posible tirano, límites a la censura, límites al arresto arbitrario y la represión. Tal vez, agrega, el mayor éxito haya sido el de “alejar la desesperación de la política”: perder una elección no es sinónimo de recibir un tiro o tener que exiliarse (genial)

* que en el mercado no se ha logrado lo mismo, al menos en los Estados Unidos, aunque el estado de bienestar apareció como una forma de lograr el “constitucionalismo de mercado”. Lo que ponemos en juego en esta esfera -agrega- es demasiado importante: la salud y alimentación de nuestros hijos, una educación decente, un retiro digno. Y éstos, nos dice, son riesgos que “no dejan demasiado espacio para la moral” (buenísimo).

* que, peor aún, los límites y poderes de contrapeso que llegaron a ocupar un lugar importante en política no existen en el mercado, sobre todo en el contexto de recorte de impuestos, falta de una regulación apropiada sobre los bancos, las inversiones, las pensiones. Para peor, los sindicatos, como contrapeso, también resultan más débiles. Concluye: no hemos sabido poner límites al poder de la riqueza (bravo).

Por eso -termina- necesitamos establecer límites sobre el poder del dinero. Ello, como un homenaje, y en respeto a, la fragilidad humana. Grande Walzer.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s