no cambie de canal, en breve la programación habitual (Evolución Cable Mágico)

Hace algún tiempo, el Tío Juan -a quien seguimos, como corresponde- se ocupo del tema de Cable Mágico y afines (aquí, aquí y aquí).

No nos ha tocado padecer el abuso que realiza “la Telefónica” (Tío Juan dixit), pero como adelanto y gesto para quienes ya la estan sufriendo, reproduzco esta nota, aparecida en Castor Ex machina, un blog que recomiendo muy mucho (a pesar de todo, a pesar de nada, como me dijera siempre Lu).

Por qué odio Evolución Cable Mágico

Los decodificadores del supuesto nuevo servicio de Cable Mágico digital y tanta cosa llegaron a mi casa hace varias semanas. Pero recién el último domingo tuve tiempo y ganas de instalar uno de ellos porque me harté de no tener canales de películas. Finalmente, lo odié. He aquí por qué.

 

  • Me crea a mí un problema que previamente no existía. Antes venía un cable, iba a la tele, la tele la manejaba con mi control, todo bien. Ahora tengo que instalar la cosa ésta, que no será complicado, pero es una molestia. Primero, es un enchufe más. Segundo, es una entrada más que va a la tele. Tercero, ocupa más espacio. Cuarto, ahora hay que manejar otro control remoto. Si no tuviera ya que barajar Playstation, Nintendo 64, y DVD, la cosa sería más sencilla, pero da la coincidencia de que sí tengo que. Todo esto fue la razón por la que esperé semanas para hacer el trámite de instalarlo, porque claro, tiene que hacerlo uno mismo.
  • Me obligan a hacerlo. Porque mientras no lo hiciera, simplemente perdí la posibilidad de ver todos los canales más allá del 74. Osea, todos los de películas, y algunas cosas más. ¿Quieres volver a ver tus canales de películas? Instala el aparato.
  • No hay opción. Uno no puede seguir con su vida tranquila y apacible viendo los canales que ya tiene, ahora tiene que querer 600 canales más. Pero no los quiero, la mayoría ya son basura. Es más, quiero menos canales: la gran mayoría de canales que llegan son para mí inexistentes. ¿No es posible acaso armar paquetes personalizados de canales? ¿La tecnología no lo permite? Por eso quizás la televisión por Internet termine destruyendo este tipo de servicios (o también: “Who watches TV on TV anymore?“).
  • Me complica la comunicación con el mundo. “Oye, estoy la pela X en la tele”. “¿Qué canal?” “No sé… deja ver… HBO Este, canal 117″. “Ah no, ése no lo tengo”.
  • Es la misma cosa. Porque claro, como no tengo un televisor HD ni nada que se le parezca, la calidad de la señal que veo es exactamente la misma. Así que no tengo ningún incentivo real para cambiarme a esta cosa.
  • Es una tecnología pensada en función al proveedor de contenidos, no del consumidor. No está hecha para hacerme la vida más fácil ni más feliz. Tiene demasiadas restricciones. Es invasiva. ¿Por qué rayos puede aparecer, de la nada, un mensaje en pantalla diciéndome que “tengo que” activar mi señal? ¿Quién los autorizó a mandarme mensajes por la pantalla? ¿Cómo sé qué más están haciendo con mi señal, monitoreándola, siguiendo su uso, etc.? Ésta es una tecnología pensada para que el proveedor pueda tener más control sobre lo que el consumidor ve y cómo lo ve, no para que el consumidor haga lo que le venga en gana con su señal. Y para convencernos de que aceptemos, nos ofrecen la calidad mejor (si puedes verla). Todo para que finalmente…
  • No funciona. Porque me imagino que como instalé el asunto mil años más tarde, mi señal no está activada, y es todo un trámite más tener que hacer eso. Me da flojera. Si tanto quieren que me cambie a la cosa ésta, háganlo ustedes. Pero el asunto es que ahora tengo un aparato más instalado, conectado, ya no tengo mi conexión normal de cable y ahora tengo que reconectar cables para recuperar mi señal mutilada, para que este aparato ni siquiera reaccione. No prende. Cable Mágico decide que el aparato no prenda, y el aparato no prende. Al margen de que yo pague el servicio, de que sea mi tele, no, el aparato ni siquiera prende. Cf. el punto anterior.

No soy alguien que frecuentemente odie las mejores tecnológicas, de hecho suele ser lo contrario. Pero no me gusta cuando se hacen así, cuando no la escojo, cuando es una tecnología que no me ofrece mayores beneficios y sí una serie de perjuicios. Como las cosas que vienen saliendo ahora. Y por eso odio Evolución Cable Mágico.

 

Lo dicho líneas arriba, y lo dicho antes, no tenemos aún el asunto este, pero parece que no pasaba (solamente) por ser majaderías del bueno del Tío Juan, sino que en verdad, como diría Charly, es una “molestia, loco!”… pues si lo dice el Postmoderno… entonces, va a misa.

Ps.- en caso aparezca algún comentarista listillo, desde ya anoto algo que siempre digo: si es que no podemos demostrar que somos más grandes que nuestras diferencias, no estamos hablando de nada. Algunas virtudes no deben sólo predicarse…

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s