the adobe

Llego al trabajo, mal y tarde, como corresponde.

El taxista me comenta, mientras entramos al Centro Histórico de Lima, que no entiende cómo algunas casas siguen en pie y otras no, siendo que ambas datan de fechas similares y en su construcción se han usado basicamente los mismos materiales: adobe, quincha, caña.

Pienso entonces en el gran Héctor Velarde y su relato sobre “The Adobe”: un chico bien, estudia en el extranjero y realiza un paper donde habla del “adobe” como material de construcción. El catedrático, indignado, se siente burlado y lo desaprueba. Al final del día, el catedrático es invitado a esta, nuestra ciudad capital, y comprueba las bondades del adobe: la nobleza del adobe!, a tal nivel que se lleva varios ejemplares (?) y termina por hacer una tesis sobre el mismo, la cual titula: “The adobe“.

 

Pago lo acordado, se me acerca un lustrabotas: “profe’ se las dejo como espejito!”, me gana la sonrisa. Mientras espero que termine, una placa: “Edificio diseñado por el Arquitecto Héctor Velarde”

ps.- Gabriel Orge, el argentino, me hace llegar este link, sobre Charly, que aproveche también.

2 comentarios en “the adobe

  1. Como espejito espejito…lenda la anécdota.

    Hoy me tocó un taxistan olía el billete para verificar su autenticidad.

    Le dije buen método el del olfato eh!

    Me dijo, nunca falla!!!

    Pero una vez un gringo al que le hice un taxi, me dijo, “billete debe oler no a plata sino a caca”

    -Pendejo el gringo no?-

    Me atrasó el gringou.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s