Unión bíblica de sordos

(con la celebración a la que no pude ir, se me paso publicar esto)

sordo.jpg

Llego al laburo, lleno de contento, como corresponde.

Me encuentro con el chico nube, quien trabaja en otro piso, pero con quien a coincido a veces.

Como siempre, viene con pesar y sus mil y tres quejas: que amanece muy temprano, que le duelen las encías, que las uñas no le crecen, que la barba no le sale, que ya no sabe que diablos más va a pasar. Bien visto, me alegra mucho verle (pese a que la imagen que tiene de las cosas es por demás equivocada y falsa: en verdad su vida es caña, envidiable y digna de ser vivida), me pone de buen humor.

Me comenta que irá al B-day, bien sazonado pero irá.

Me enseña sus ropas (él sospecha que es fashion, o algo así, aunque jamás lo admita). Me señala su polo: es un polo negro, lleno de señas, lenguaje de señas, todo el maldito alfabeto.

-Dónde lo compraste?-

-En la Unión bíblica de sordos-

-Oh-

-Si, esos que rezan EN SILENCIO-

Toma su taza de café y se pierde de mi vista como en una viñeta de Liniers.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s