Crousillat e indulto, un paseo.

Baglieto nos pone de buen humor, sin duda alguna. Altamente recomendable para encarar días difíciles.

Don Enrique Crousillat montando bici caleta
Don Enrique Crousillat montando bici caleta

Ayer, iba a la PUCP para ver las cosas del curso, en la radio comentaban que el Presidente García comenzaba a sentirse burlado a propósito de las apariciones de don Enrique Crousillat por cafés, restaurantes, bares y eventos que debe honrar con su presencia.

Hoy, leo en Correo:

El congresista Fujimorista y jurista de gran capa, Rolando Souza dice “Queda absolutamente claro que el indulto otorgado por el presidente Alan García es irrevisable, lo que se puede revisar es el expediente que sirvió de base, de manera referencial, para conceder el indulto”. Nadie saldrá a refutarlo.

El ministro del indulto, congresista también pero del APRA, Aurelio Pastor, declara que de anularse el indulto, tendría que renunciar.

 

Me animo a dibujar una opinión sobre el indulto por razones humanitarias, que estimo hace sentido:

Si dicha gracia se concede sobre la base de ciertas condiciones, al dejar de existir dichas condiciones, aparece como razonable que la gracia se retire.

Si el mandatario otorga al señor –inventemos- Enrique una gracia o merced humanitaria, sobre la base de su situación especial y grave de salud: digamos que todo indica que el señor Enrique no nos llega a la quincena y que es mejor y de “buenas gentes” dejarlo ir a morir en paz con los suyos (el mandatario debe pensar que quizá alguna vez se pueda encontrar en una situación así de difícil, se cubre la espalda). Pensemos que el señor Enrique –el del indulto de ficción- encuentra una lata de espinacas y se pone fuerte como Popeye, mejora tremendamente y tiene tanta salud que empieza a reproducirse, a beber, a fumar y a bailar el mambo.

Ante dicho escenario, y considerando que el señor Enrique no ha saldado su deuda con la sociedad, resulta razonable que el mandatario le diga señor: tenga a la amabilidad de regresar usted a la prisión, y culminar su pena. Al encontrarnos frente a una gracia, una potestad, creo que no habría problemas para que dicha liberalidad sea retirada ante determinados casos, que lo justifiquen.

Más allá de la corrupción, que merece otro post, el indulto puede ser retirado, pensar de otra forma, implica admitir el fracaso del ordenamiento, de la sociedad que lo legitima –y respeta- y de las autoridades que lo sostienen.

Por otro lado, casos como el de Crousillat sirven para hacer notar lo fácil que resulta desentenderse de las cosas (incluir aquí ítems como: responsabilidad política, responsabilidad penal) , la paralegalidad (o alegalidad), dejando el reflejo intenso de un presidencialismo que se nutre de un ordenamiento que (responde a un esquema anterior: el de un derecho por fueros, con mercedes y gracias) requiere ser repensado críticamente.

Bonus track:

desde Criptonitas:  el testimonio el médico José Janampa Coronado, ex jefe del Área de Salud del penal San Jorge.

2 comentarios en “Crousillat e indulto, un paseo.

  1. Hola, te cuento algo:

    Articulo 22 del Reglamento de la Comisión de Indulto y Derecho de Gracia por Razones Humanitarias recomendará el indulto y Derecho de Gracia por Razones Humanitarias, sólo en los siguientes casos: a} Los que padecen enfermedades terminales y no terminales irreversibles o degenerativas
    b} Los que pese a padecer enfermedades no terminales, la naturaleza de las condiciones carcelarias puede colocar en grave riesgo su vida, salud e integridad. c) Los afectados por trastornos mentales crónicos, irreversibles o degenerativos.”
    d) Los mayores de 65 años.
    La Comision encontro a Crousillat inmerso en el segundo y cuarto supuesto, porque algo que no se puede negar es que el tipo sufre una serie de patologias una mas complicada que la otra…
    Entonces, en ningun lugar se menciona que el tipo deba estar al borde de la muerte para ser indultado, por lo que infortunadamente y segun tu razonamiento, las condiciones por las que recibio la gracia, no se han extinguido ni lo haran. El tipo no tiene, fiebre, gripe o una varicela. Tambien es mayor de 65 años, y esa condicion tampoco se puede extinguir.
    Esa es la verdad de la milanesa, nos guste o no. La discusion entonces es sobre el indulto en si mismo como figura juridica, pero eso que lo hagan pues los juristas.
    Saludos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s