entrevista a Carlos Ramos

Estuvimos coordinando esto buen tiempo atrás, y por motivos de salud -como ahora- no pudimos estar presentes. Don Carlos parte a compartir su saber fuera del territorio patrio y con él, se marcha la posibilidad de tener a un verdadero jurista en la más alta Corte de la Nación.

El Tribunal Constitucional: lugar no apto para incautos

Por: Karina Montoya

El Tribunal Constitucional (TC) es uno de los órganos autónomos del Estado que tiene el poder de invalidar leyes cuya base interpretativa de la Constitución no esté siendo aplicada correctamente. Está conformada por siete magistrados, los cuales son elegidos por el Congreso para estar a la cabeza de esta institución durante cinco años. Para que se pueda hacer una elección “limpia” y democrática, se debe contar con el voto favorable de dos tercios de los parlamentarios. Desde hace un par de meses, el Congreso ha sido duramente criticado por su incapacidad de elegir a los dos nuevos magistrados que deben reemplazar a los salientes. Hasta la fecha, al menos ya eligió a uno. Las bancadas se dividen y proponen a sus propios candidatos, independientemente de lo que la Comisión Evaluadora —presidida por Humberto Falla Lamadrid— haya seleccionado. Ser magistrado no es una cuestión de broma, pero pareciera que para el Congreso el tema de la celeridad en la renovación de los mismos no es lo importante, sino ver qué candidato es el más conveniente para ciertos intereses políticos y personales.

En un afán de poner su granito de arena a la sociedad peruana y, tal vez, mejorar la decadente labor del TC, el jurista Carlos Ramos Núñez se vio envuelto en un mundo de falsas promesas y pugnas políticas, así como también de algunas sorpresas, que le dejaron algunas lecciones. Carlos es arequipeño y ha trabajado como docente en la Facultad de Derecho de la Católica desde el ’87. Es miembro de la Academia Peruana del Derecho y de la Academia Nacional de Historia. Dentro de poco viajará a Alemania como invitado para dar algunas conferencias. Tiene más de una docena de publicaciones, donde la más gordita de todas, Historia del Derecho Civil, le valió el Premio Internacional Ricardo Zorraquín Becú (2006). Se presentó como candidato al TC este año y perdió por 2 votos. Renunció irrevocablemente.

En el proceso, le pareció que los apristas le confiaron su voto, pero terminó recibiendo votos de los parlamentarios menos esperados. Walter Menchola se retiró de las votaciones por pensar que Ramos tenía vínculos con Alejandro Toledo, lo cual es totalmente falso. Todo esto terminó demostrándole que el universo de la política peruana es más impredecible de lo que se imaginaba. En esta entrevista, Carlos Ramos nos da un balance de su experiencia como postulante al TC, así como una dura crítica al desenvolvimiento actual de este organismo.

Karina Montoya (KM): ¿Por qué postular al Tribunal Constitucional?

Carlos Ramos (CR): Hubo dos circunstancias. Uno de carácter externo y otro interno. El de carácter externo tuvo que ver con una invitación que me hizo el presidente de la Comisión Evaluadora, Humberto Falla Lamadrid y que, entiendo, interpretaba el sentir de buena parte de los miembros de la comisión. El término de la presentación de documentos se cerraba un día viernes. Hasta la fecha, no se habían presentado juristas o abogados reconocidos. Eso había generado una gran preocupación de la opinión pública.

Entonces, optaron por hacer algunas llamadas telefónicas a algunos juristas. Entiendo que llamaron a Domingo García Belaunde y a Francisco Eguiguren. También me hicieron esa llamada. Sin embargo, ellos tuvieron el buen tino de no aceptar y yo acepté.

Desde el punto de vista interno, tiene que ver, naturalmente, con mi propia decisión. Consideraba, ya desde hacía un buen tiempo, que el Tribunal Constitucional (TC) se encontraba bastante cuestionado, no solamente por la calidad de sus sentencias —en el plano formal— sino también por lo discutible de sus sentencias, por lo controvertido de sus resoluciones —incluso en el plano de los contenidos.

KM: En declaraciones a El Comercio, usted atribuye la demora en las votaciones a “pugnas” en el APRA. ¿A qué pugnas se refiere?

CR: Justo hoy día [30 de junio], Humberto Falla Lamadrid, hace unas declaraciones en El Comercio tienen una gran importancia. Él señala que la comisión evaluadora hizo su trabajo. Debo reconocer que hizo un trabajo impecable. Además, los candidatos seleccionados que quedamos en orden de mérito —yo, el Doctor Miranda Canales y el Doctor Urviola— fuimos entrevistados por los distintos grupos políticos y por la Cédula Parlamentaria aprista.

Hubo una entrevista que yo sostuve con ellos —con la mayor parte de los congresistas del APRA— y fue una conversación bastante transparente. Tanto así que de esa reunión pude colegir de que iba a contar con su apoyo. Pero, sostiene Falla Lamadrid en la declaración de hoy día a El Comercio, que la decisión de no votar por nosotros provino de la comisión política del partido aprista. Vale decir, por un pequeño grupo en el que tiene una presencia bastante gravitante, Jorge del Castillo, donde hay gente vinculada a él, como Aurelio Pastor, por ejemplo.

Estimo que ahí está la madre del cordero. Creo que la decisión de ellos fue una evaluación en gran medida político-partidaria, pero en gran medida también profesional por los intereses que, como abogados, patrocinan en el TC.

KM: ¿Volvió a reunirse con Del Castillo o algún miembro de la bancada aprista después de esa reunión?

CR: No. Entiendo de que sí se sostuvieron reuniones con el nuevo magistrado del TC, el doctor Oscar Urviola.

KM: ¿Volvería a postular al TC en el futuro de no haber mayoría aprista?

CR: Yo no creo que el problema haya sido con el partido aprista. Ni soy anti-aprista, ni creo que contra mí haya habido un veto del partido aprista como organización política. Tengo la impresión de que se ha tratado de un veto de la comisión política. Que si bien es un órgano importante —la cabeza, la cúpula del partido aprista—, creo que ha obedecido más a razones de índole profesional. Es decir, ha habido  desconfianza en que un independiente integre el TC.

KM: Porque podría desbaratarle los planes o intereses a los apristas

CR: Sí, desbaratarle sus planes, que no sé si sean políticos cuanto más bien personales. No olvidemos que he tenido votos apristas. Empezando por Javier Valle Riestra y los miembros de la Comisión Evaluadora.

KM: Si tuviera algo que decirle al Congreso, en el Pleno y con cobertura mediática, ¿qué le diría acerca de lo que ha sucedido?

CR: Lo que pediría al Congreso, sobre todo, es que se respete el mérito. El mérito personal, más allá de las vertientes ideológicas, políticas que estén de por medio.

Esto es algo que se ha pregonado en los últimos años —que se entiende como una de las banderas del partido oficialista, o por lo menos del Presidente de la República—  y que debe respetarse en el campo de la Educación, por ejemplo.

Desgraciadamente, en este caso, se ha tratado de un revés. Es una marcha en oposición a todo aquello que se postuló. A toda esa corriente que se proclamaba respetuosa del mérito personal. Creo que si no hay eso, las instituciones van a debilitarse.

Por ejemplo, en Estados Unidos, el Presidente de la República designa a los magistrados que van a formar parte de la Corte Suprema. De por medio hay, sin duda, un componente político, pero tienen gran cuidado de respetar los méritos personales tanto en la nominación del Presidente de la República como en la aprobación del Senado. Hacer lo contrario significaría desvirtuar el papel del TC, y eso va a dar lugar a sentencias tan polémicas como las que hemos visto en los últimos meses, las cuales parecen redactadas por aprendices de Derecho, o quizás incluso por gente que no tiene la adecuada formación jurídica.

KM: Viendo cómo avanzan las cosas ahora, ¿qué de bueno o qué de malo espera del TC y sus nuevos miembros?

CR: Todavía hay uno sólo. Queda una vacante. Esperemos que en los siguientes meses el TC la pueda cubrir con un jurista independiente, que tenga una buena hoja de vida, especialmente profesional y académica.

 Creo que se tiene que hacer una nueva Ley Orgánica del TC. Tiene que pensarse también en la conveniencia de que se integren suplentes. Por otro lado, el TC tiene que ser respetuoso de otros organismos, como el Poder Judicial, el Jurado Nacional de Elecciones, el propio Congreso. Debe de ser muy consciente de cuáles son sus alcances y sus límites.

Hay una cosa más: el TC, hace algunos años, contaba con un plantel de asesores de primera clase. Creo que ahora ellos ya no están. En todo caso, se encuentran confinados en la bolsa administrativa de segundo nivel. Muchos de los actuales asesores han sido nombrados simplemente por consideraciones de tipo personal. Eso se refleja en la calidad de la sentencia.

KM: ¿Qué ha aprendido de la experiencia de haber postulado al TC?

CR: He aprendido lo bueno y lo malo de la política peruana. Por ejemplo, si un político, que es tu amigo, dice que te va a apoyar, no debes creerle. Y si es una persona que en la que menos piensas,  de pronto va a poyarte.

Es curioso, pero quedo perplejo al advertir que pareciera que no hubiera amigos en política. O por lo menos, ellos [los políticos] no tienen un sentido de amistad en términos convencionales como nosotros podríamos manejar. Yo le diría a una persona: “esto puedo hacerlo, o esto no”. Pero no puedo esperar, por ejemplo, que de pronto en la víspera me digan: “voy a votar por ti. No hay ningún problema”, y que al día siguiente voten en mi contra o no vayan a la votación.

De pronto, algo también sorprendente es que dices: “creo que no va a votar por mí”. De pronto, esa persona está votando por ti. Todo esto forma parte  de la sorpresa, de esa gran paradoja que es la política peruana en su naturaleza imprevisible. La política no es para incautos. Creo que yo fui un incauto.

Noticias relacionadas:

Vetos políticos frustrarían elección de magistrados del TC

Apra frustra elección de miembros del TC

TC: OTRA VERGUENZA DEL CONGRESO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s