imparcialidad de las palabras-

 

El poder de nombrar refiere a que sólo existe aquello que es susceptible de ser descrito por medio del lenguaje. Las reglas que conforman todo ordenamiento jurídico se valen del lenguaje para delimitar e imponer sus contenidos.

 No existe imparcialidad en el lenguaje. Cada una de las palabras de las que nos valemos presuponen y afirmar un elenco de preconceptos e ideas, todo un sistema de juicios y evaluaciones, sobre las que que quizá no hemos reparado.

No existe imparcialidad en el lenguaje, tampoco en lo demás.

Una pregunta me asalta antes de terminar: entonces, ¿de qué hablamos cuando hablamos del derecho como imparcialidad?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s