La verdad de Comunicore (o Comunicore para dummies)

El Trome, que cuesta 50 céntimos y vale mucho más… y que todo peruano debería ojear de cuando en vez deber, es -qué duda cabe- el diario de mayor tiraje, venta y consumo en el país. Hace unos días, Pico TV saca el caso Comunicore explicado en sencillo.

 

El Búho se entrevistó con Daniel Yovera, el periodista, que descubrió este “negociazo” en la Municipalidad de Lima.

Imagen

Este Búho no tiene nada personal contra el ex burgomaestre de Lima y hoy candidato presidencial Luis Castañeda Lossio. Pero creo que el chiclayano tiene mucho que explicar, sobre los escandalosos “faenones” en su paso por el municipio. No comulgo con ese nefasto dicho que pretende hacerse popular: “roba pero hace obras”. En el caso “Comunicore”, no solo ignoró la rigurosa investigación periodística del diario “Perú 21”, sino que hasta enjuició al periodista Daniel Yovera por difamación agravada. El mismo periodista tuvo la deferencia de explicarme, paso por paso, esta oscura transacción por la que 15 gerentes están siendo procesados por una jueza, y donde increíblemente, Castañeda, el alcalde y jefe de los funcionarios está en calidad de “testigo”.

LA DEUDA: Desde el año 1998, la municipalidad de Lima mantenía una deuda con la empresa de limpieza peruano-brasileña Relima. En el 2005, con Castañeda a la cabeza de la comuna limeña, se renegocia la deuda y la forma de cancelación. El municipio acepta pagar 36 millones de soles, pero por partes, en diez largos años y con bajos intereses. A simple vista parecía un gran negocio para la comuna. LA “COMPRA” DE LA DEUDA: Aquí comienza lo “extraño”. De la nada, aparece en escena otra empresa llamada “Comunicore”, quien se contacta con “Relima” y “le compra” la deuda con la municipalidad en ¡¡16 millones de soles!! Pero lo que parecía un arreglo entre dos empresas privadas (los bancos, financieras, también “compran deudas” a terceros) se convirtió en un tremendo escándalo cuando “Comunicore” logró que el municipio limeño le pague a “Comunicore”. ¡¡los 36 millones de soles en solo tres días!! echando por tierra los 10 años con que el municipio le iba a pagar a Relima.

Quien conoce cómo funcionan las entidades públicas los días festivos de Navidad y Año Nuevo, sabe que todo se paraliza en esas fechas. Sin embargo, “Comunicore”, increíblemente, logró que todos los engorrosos papeleos del pago de la deuda se haga en ¡¡tres días!! Entre Navidad y Año Nuevo del 2006 (3 de enero). ¿Qué empresa gana 21 millones en tres días?

EL ESCÁNDALO: LOS “COBRADORES”: La venta desnudó su carácter fraudulento, cuando pobladores de un asentamiento humano, de un cerro de Comas, se aparecieron portando los cheques del pago municipal a “Comunicore” y metían el dinero en bolsas de plástico. Estos ciudadanos, al ser interrogados, muertos de miedo confesaron que les pagaron ¡¡100 soles!! por retirar la plata y entregarla a sus “reclutadores”, los que pusieron el dinero en maletines y desaparecieron.

LA “MUERTE” DE “COMUNICORE”: Una “jugada” dejó al desnudo el negociado a las semanas de que se cobró el dinero: Miguel Garro, “dueño” de “Comunicore” primero cambia el directorio y luego ordena “desaparecer” la compañía, en una notaría de provincias. La investigación periodística de Yovera lo llevó a ubicar a los responsables: un grupo de funcionarios de la comuna y el propio alcalde Castañeda. El burgomaestre no podía ignorar un pago de una deuda tan cuantiosa y peor aún, si se pagaba al contado. Yovera llegó a una conclusión: el alcalde no solo sabía de la transacción sino que este y sus principales gerentes habrían armado ese cascarón llamado “Comunicore” para embolsarse ¡¡21 millones de soles!!

La clave que desbarató todo este negociado la dio el testimonio de Henry Brachowicz, ex gerente general de “Comunicore”, quien sostuvo que Castañeda sabía perfectamente lo que se estaba pagando y que se habría beneficiado del mismo. La investigación periodística llevó a que la Primera Fiscalía Anticorrupción y la Contraloría investigaran el hecho, y en enero pasado, determinaron que la millonaria operación fue dolosa y perjudicó al municipio. Además, la jueza Nelly Aranda decidió abrir proceso penal a quince funcionarios y gerentes de la administración de Castañeda Lossio, pero decidió incluir al alcalde solo como “testigo”.

Este Búho parafrasea a Michael Corleone en “El padrino”: “no engañen mi inteligencia”. ¿Alguien puede creer que una transacción tan importante y de tantos millones pudieron urdirla todos sus gerentes y el alcalde no sabía ni pío? Apago el televisor.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s