Sobre la educación

No tuve la suerte de conocer a Constantino Carvallo, aunque escuche mucho de él en boca de amigos que fueron alumnos suyos o que acudieron a su escuela Los Reyes Rojos.

Ayer noche, releía algunas paginas de Diario educar, tribulaciones de un maestro desarmado, y pensaba: cuánta falta hace Constantino Carvallo.

Dice Constantino: “Las notas son la perversión del aprendizaje. Producen casi siempre un fenómeno excluyente, terminan por importar más que los conocimientos adquiridos y mucho más que el esfuerzo empeñado. Desplazan a la curiosidad, al deseo auténtico de saber y son siempre injustas, porque premian la capacidad y no el esfuerzo”.

Luego cita al educador estadounidense John Holt, quien habla sobre la presión por conseguir buenas notas y como ello ha corrompido y degradado el acto de aprendizaje en sí. Ello, a través, no de lo que se dice, sino de lo que se hace, así como por medio de la forma en que se asignan las recompensas y los castigos.

“Lo que cuenta en las escuelas y centros de enseñanza no es el saber y el comprender, sino el hacer creer a alguien que se sabe y se comprende; que el conocimiento resulta valioso no porque nos ayude a abordar mejor los problemas de la vida privada y pública, sino porque se ha convertido en un artículo que se puede vender a elevados precios en el mercado.”

Al final del día, no se aprende ya por la alegría o la satisfacción que nos proporciona el conocimiento, sino para conseguir algo.

Aquí, una página en fb en su memoria.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s