feliz cumpleaños Mariátegui!

Un día como hoy nace José Carlos Mariátegui, en Moquegua. Allá por 1894, en un Perú que era otro, uno mucho más difícil aunque no menos injusto.

Hola, don José Carlos, escribo corto pues es para saludarte por tu cumpleaños!, llegue a ti de casualidad, estaba en el cole’ y fuimos con Kenny a mataperrear al Centro de Lima, nos subimos a un cerrado Palais Concert, y terminamos en el Jirón Quilca, con viejos trabajadores que fueron de izquierda, y se reunían a debatir en la Plaza San Martín y alrededores: todos hablaban de ti, te invocaban como si mencionarte hiciese sus argumentos más fuertes o reales. Llegue a ti de casualidad, y no te preste la atención debida sino hasta la clase de Realidad Social Peruana que dictaba allá en 2002, el maestro Henry Pease. En aquellos días todos queríamos ser de izquierda, y la izquierda llevaba tu rostro unido al de un barbudo argentino, que vende más camisetas que tu, dicho sea.

Antes de proseguir, quiero decirle algo: pienso que muchos de sus seguidores no lo comprendieron, se ocuparon más en apropiarse de su figura que de su pensamiento. En ello se fue la ilusión de la izquierda…

_ _ _

Culminados los Estudios Generales Letras, debo confesarte que pasaste de moda. La Facultad de Derecho mandaba leer al formalismo jurídico peruano o al positivismo pop, que otra variante de lo mismo. Las lecturas para comprender al país fueron reemplazadas con velocidad por autores que describían en cientos de páginas el negocio jurídico, los derechos reales y la parte general del Código Penal. En ninguna de esas lectura se preguntaba si tal o cual norma, sanción o asunto jurídico era bueno, justo o correcto, sino que se indagaba por algo más importante: es legal?, hace sentido con las reglas impuestas?, es posible subsumir el supuesto en algún tipo?

Gracias a los 7 ensayos, de tu autoría, como a algunos otros libros de tu pata Haya de la Torre, descubrí /reafirmé una vocación política y de servicio. Nos comprometimos con algunas cosas: fundar un movimiento de estudiantes (vigente y feliz), postular al gremio estudiantil para realizar las cosas que discutíamos en el movimiento (llegamos al gremio, nos fuimos con dignidad, pero no logramos hacer lo que queríamos y en el proceso, perdimos como grupo mucho). Luego de ello, sin mucho ánimo, pero con el compromiso de siempre, reconstruimos las cosas. En eso se fueron varios años, tenía 17 cuando empezamos en serio con esto, y le entregamos a ello, todo lo que fue mi vida universitaria.

Los bríos y la atención a tu obra, volvieron luego de llevar Filosofía del Derecho, en la Facultad, pues el profesor que me adopto, contaba con una formación fuerte y tundente en las cosas de la izquierda, de la izquierda peruana y de la izquierda del mundo. En aquella oficina del Departamento Académico de Derecho, tuve la suerte de departir y participar en conversaciones “jurídicas”, en conversaciones “políticas”, que buscaban pensar seriamente las cosas, de integrar aquello político que contaminaba el derecho, entendiendo que era una cara del mismo asunto y no otra cosa. Aprendí mucho durante los 4 años que pase allí, aprendí mucho de las clases que me tocó asistir, y de los alumnos con quienes pude compartir. Mención aparte merece, la otra persona que asistía -como yo- al profesor, y que ahora es profesor también en la PUCP: su aprismo primoroso e idealista, era perfecto para asumir la postura que sin ser opuesta contradecía el método, el enfoque. De él también aprendimos mucho, de sus formas y de su terquedad.

Tuve que trabajar en varias ciudades del interior del país, allí pude apreciar que tu vigencia es mayor, y que en algunos casos lidia con el fanatismo (me ha llamado la atención verte siempre, en banderolas, dibujado al lado de Velazco Alvarado, por ej., sin mencionar que también te he visto impreso junto a Abimael Guzmán). Que no se te lee de forma crítica, sino a través de la patina que endiosa y mítifica. Se toma tu nombre para hacerte decir cosas que no dirías, y para justificar acciones que no realizarías (eso vale también para Lima).

Este saludo por tu cumpleaños se seguirá haciendo grande, sino cortamos de una vez.

Hace poco he conocido, visto de cerca sería más preciso decir, a uno de tus hijos. Se llama Sandro y es militante de un partido que goberno 3 veces el país, y a donde concurre con regularidad, pese a que dicho partido: Acción Popular, viene de capa caida. Me he llevado una excelente impresión de dicho espacio político que tiene por divisa la honestidad. Pienso que ello, la de Sandro al menos, algo habrás tenido que ver (perdona el tuteo).

Me llama la atención observar que en los espacios donde flamea tu rostro, la conflictividad interna, la pugna por una migaja de poder es alucinante. Son espacios donde la gente gusta llamarse de izquierda y etc., por otra parte, observo este otro partido, donde milita tu hijo, y en el que si bien todo esta por hacerse, la gente propone, dialoga, vota y respeta lo acordado. Es curioso, pues este partido, donde acude Mariatégui hijo, es percibido como uno de derecha, o de centro derecho, aunque ellos, los acciopopulistas, se reclamen revolucionarios, nacionalistas y democráticos…

No te importunes con los párrafos anteriores, de cualquier forma, tu figura y tus ideas han sido inspiración de muchos y lo seguirán siendo. A mí, como he querido decirte, me sirvieron de mucho. Eres un peruano universal y es justo que te abrace y desee un feliz cumpleaños.

En Perú, no todos van a saludarte, y dudo de que tengamos una fiesta en tu nombre. En estos días,  el presidente García, discípulo de tu pata Haya de la Torre, presidente más joven, y te anunció, que a sus dos mandatos, sumará uno más, ha tenido la fantástica idea de construir un Cristo enorme que cuide a los peruanos, frente al mar de Chorrillos. Todo mundo esta ocupado discutiendo ello, así como el cáncer de Fujimori (ex presidente, asesino y corrupto y preso, y que como el anterior, también nos dejo mal), entre otras cosas del menudeo.

Nadie es profeta en su tierra, y mientras nuestros académicos e intelectuales se ocupan de Borges, Buenos Aires, México, Santiago, Caracas, Londres y otras ciudades, recuerdan al Amauta peruano, te recuerdan y festejan, don José Carlos Mariatégui.

Gracias por todo, ya nos vemos en el siglo XXI.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s