educación y sus críticos

No olvide lector:  gobernar es educar.

Ministra Cabanillas, responsable del Interior durante el Baguazo, condecorada #wtf

Hace años se dio la revolución de los pingüinos en Chile (quedo jamón hasta para un documental). Lo primero que me llamó la atención aquella vez –como ahora- fue la organización de dichos estudiantes escolares, las razones de su protesta y la respuesta por parte de los medios de comunicación y de las autoridades del Estado.

Desde algunos días atrás, sigo con atención lo que ocurre nuevamente en Chile: estudiantes que protestan, se reúnen, se organizan, votan, acuerdan, se enfrentan a sus autoridades, negocian con el gobierno, responden y aguantan.

Todo ello ocurre gracias a la organización de los estudiantes, la seriedad de lo que piden y la institucionalidad pública que permite -dentro de todo- dialogar.

Los estudiantes se encuentran organizados, desde la Escuela y sin duda en la Universidad, cuentan con Federaciones, Asambleas y Partidos que los asesoran. Aparecen con una agenda bastante bien definida, que supera largamente los asuntos que, por ejemplo se suelen discutir aquí:  el precio del básico, el regado de  jardínes, quiénes cuidan a los venados, o si  apoyamos a Ollanta o solamente repudiamos a Keiko. Finalmente, la posibilidad del dialogo con las autoridades a las que se desobedece, iniciado por medio de la protesta y sin que aparezca el sino maligno de la represión, la confrontación violenta y las secuelas expresadas en muertos, heridos y agudización del conflicto (Qué diferente la protesta del campo de la protesta de la ciudad, no?).

 Son menores de edad, y es Chile y no Bagua, o Puno, pero no olvide lector que los colegios están tomados, el material educativo destruido (muebles, laboratorios, equipos de computo, y un gran etc.), y se perjudica a quienes sí desean ir a clases. Pese a todo ello, por allá NO HAY MUERTOS.

Allá, Hinzpeter, Ministro del Interior dice: “Hay demandas con las que empatizamos como Gobierno, pero quiero decir muy francamente que creo que se les ha pasado la mano en las tomas de los colegios y en la destrucción: van cientos de millones de pesos en destrucción de colegios, y ha habido mucha violencia en las marchas”, claramente descarta que el Ejecutivo intente “criminalizar” las movilizaciones, pues “siempre se han permitido las movilizaciones, pero perfectamente podrían ellos tener igual sus demandas y sus movilizaciones en las calles, pero permitir que los colegios funcionaran”. Fin.

Los escolares rechazan el ofrecimiento del Ministro Lavín, detienen cerca de 700 colegios movilizados, y más allá de que sus demandas sean satisfechas por completo, han logrado tener voz y mostrar que algo no viene funcionando bien en su sistema educativo.

La prensa informa con mediana seriedad, la sociedad no esta en su contra -aunque tampoco es que todo mundo este con ellos-, y el gobierno no cierra las puertas y saca a los carabineros, sino que busca atender sus reclamos, y entiende también que quizá la educación escolar en Chile no va por el mejor camino. Por su parte, los estudiantes que protestan han sabido mostrar su indignación y conducirla por medio de ideas y pedidos concretos, tirando puentes para el dialogo, sin perder el espacio gracias al cual son escuchados.

Sospecho que les interesa conocer ¿qué es lo que reclaman? Piden “que la educación se estatice, poner fin al lucro y lograr mayores estándares de calidad en la educación para todos”.  En voz de la Presidenta de la Federación de Estudiantes Metropolitanos: “Nuestro objetivo intransable es que se forme una asamblea constituyente y se cambie la Constitución. El movimiento se radicalizará hasta que logremos esto” (aquí).

Ps.- tanto en Chile como en cualquier país medianamente civilizado UN muerto en una marcha, protesta, toma de algo (porque en Estados Unidos también se toman carreteras, fábricas y etc.), es más que suficiente no sólo para que el ministro correspondiente se vaya a su casa, manchado de por vida, sino que además corresponde procesarlo penalmente. Aquí, solo les voy a decir esto (tomado de Buda de Nieve):

Bagua
más Baguapolicía peruana v. manifestante peruano, en Bagua.

Ah, sí, aquí, en atención a los conflictos sociales, tenemos en los últimos 4 años, 139 muertos, según el conteo llevado por Wilfredo Ardito, 98, según el efectuado por Carlos Rivera.

Anuncios

Un comentario en “educación y sus críticos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s