medios y racismo

Estoy leyendo a Wieviorka. Un textito publicado por Gedisa: El racismo: una introducción.

Al leer el periódico, la gente cree que se entera de lo que pasa en el mundo; en realidad, sólo se entera de lo que pasa en el diario. Patrick Champagne citado por Wieviorka.

La cita se aplica también a los diferentes medios con los que nos informamos, sean televisivos, radiales o 2.0.

Me llama la atención la mirada del autor sobre el rol que se estima cumplen los medios. Así, nos dice que se tienen dos perspectivas:

1.- En la primera de ella, nos dice que los medios de comunicación aseguran la reproducción y difusión del racismo, de modo positivo, acrítico. Con ello, se niega la idea de que estos pudieran tener algún rol en su producción.

Los medios expresan o traducen fenómenos autónomos y propios de la sociedad, más allá de su capacidad de intervención.

Esta mirada deja de lado la ideología detrás de los medios, la que reproducen y transmiten, la que perpetúan por medio de estereotipos y prejuicios. Tal como sostiene Teun Van Dijk, la prensa no es imparcial cuando se trata de las race relations. Son vehículos de una determinada ideología.

2.- Una segunda mirada a este asunto dice lo contrario: “la formación de prejuicios y del odio racista procede, entre otros factores, de una intervención específica de los medios, que contribuirían de manera autónoma a la extensión del fenómeno sin relación alguna con otros actores u organizaciones”.

Bajo esta mirada, Wieviorka centra su análisis en la idea de que existe una producción autónoma del racismo por los medios: “implica que éstos ejercen una influencia, efectos sobre el fenómeno que luego opera más allá de ellos; su orginalidad es hacer del racismo no sólo el producto del trabajo general de la sociedad sobre sí misma sino, en parte, el resultado de una actividad específica de comunicación que se despliega de manera independiente”.

Pone de ejemplo a Italia y sus medios, a principios de los 90’s, y la idea de “profecía autorealizada”: con tanto anunciar y describir el fenómeno, con tanta actividad mediática, se constituye la realidad -que tanto se teme-.

Para darle vueltas al asunto.

 

Aquí, MatePastor comparte una entrevista a Wieviorka: ¡Qué fracaso! Nuestros hijos ya viven peor que nosotros

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s