suenan aires de navidad en Lima

Lima nos pertenece.

De chico, andaba al otro lado del río, en ese colegio centenario que hoy no existe. La Lima de aquellos años no me la contaron, la viví.

En estos días, llego de la periferia del Callao al centro de Lima muy de mañana. Camino con calma. La ciudad se siente tranquila, pese a la tensión que el proceso de revocatoria cierne sobre nuestras autoridades.
Toca trabajar hasta muy tarde. Por ello escribo, para dejar dicho que no encuentro una sola razón por la que las luces de navidad que adornan el centro histórico deban tener encendida la musiquita del demonio que se repite infinitas veces hasta la tortura, durante toda la noche (y que seriamente no deja concentrarse en las cosas que se tienen que hacer).

De hecho varias personas, vecinos y trabajadores, comentan lo mismo. Por twitter y facebook, se lo dije a la Muni de Lima, hace una semana, sin mucho éxito.

Pequeñas tonterías que no suman, sino restan. Un poquito de criterio y no exceder con los aires de navidad, ni con la contaminación sonora.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s